Ménades, al rescate de las olvidadas

¡Hola a todo el mundo!

Hoy os traemos algo muy especial: una entrevista con Ménades, una nueva editorial feminista que viene a revolucionar el panorama editorial rescatando la obra de mujeres olvidadas y dando espacio a autoras actuales que vienen pisando fuerte. Queríamos conocerlas un poco más a fondo y hablaros de ellas, así que hemos preferido que sean ellas mismas las que se presenten. Además, os dejamos su página web con el enlace a su manifiesto: https://menadeseditorial.com/

¡Empezamos!

BtaC9XNU_400x400P- Nos gustaría comenzar preguntándoos qué sensaciones tenéis en este arranque. ¿Habéis tenido una buena acogida? ¿Creéis que os haréis un hueco en el panorama editorial?

R- Hemos tenido muy buena acogida. En círculos cercanos y redes sociales nos han recibido con los brazos abiertos, y eso que aún no hemos hecho más que presentarnos a través de nuestro manifiesto y todavía estamos ultimando la web. Pese a nuestra fe en el proyecto, ninguna nos esperábamos que nos fuera tan bien y tuviésemos este arranque.

Y en cuanto a la segunda pregunta, rotundamente sí. Tenemos muchas ganas de trabajar para que así suceda; vamos a poner todo nuestro tiempo, esfuerzo e ilusión para llenar el mundo editorial de feminismo y mujeres escritoras, ya que todavía quedan muchas que están esperando a ser recuperadas del olvido y hay muchas escritoras actuales con dificultades para publicar. Queremos ser una ventana abierta también para ellas.

P- ¿Cómo nació la idea de crear este proyecto? ¿Os conocíais todas previamente? ¿Fue idea de una persona o más o menos colectiva?

R- En realidad somos como diferentes piezas de un puzle que ha encajado a la perfección. Uno de nosotras, proveniente de la editorial Evohé, ha sido un poco el nexo de unión con el resto y el ideólogo del proyecto, que ya llevaba cuatro años barruntando (y ya entonces se veía la necesidad de ese rescate literario que poco a poco se va consiguiendo), pero no se ha empezado a hacer realidad hasta este verano, coincidiendo también con la constitución de la Asociación de Mujeres Escritoras e Ilustradoras (AMEIS), con quien colaboramos en ese fin de visibilización de la mujer en el ámbito literario. Cuando nos reunimos todas por primera vez para hablar de la editorial nos entusiasmamos enseguida: era justo lo que estábamos buscando hacer en estos momentos de nuestras vidas. Es por ello que estamos como locas dedicando nuestro tiempo e ilusión a una labor que consideramos verdaderamente valiosa y necesaria. Trabajamos en equipo, como una piña, y sin jerarquías.

P- Vuestro nombre nos crea mucha curiosidad. Vemos que os gusta la mitología griega: no solo tenéis a Atenea y Dionisio en vuestro logo, sino que también las Ménades son criaturas mitológicas, ¿las escogisteis con algún significado especial, como el logo, o simplemente os gustaban?

R- Fue una propuesta inicial de nuestro especialista en el mundo clásico, y creo que nos cuadró muy bien a todas por su potente significado: las Ménades eran figuras femeninas vinculadas al séquito del dios Dionisio, quien les inspiraba la locura mística. Eran conocidas como mujeres enajenadas, que danzaban y cantaban en estado semisalvaje al grito de “¡Evohé!” en las bacanales, lo cual, simbólicamente, se relaciona muy bien con esa connotación peyorativa de locas o extravagantes que han recibido las mujeres artistas a lo largo de la Historia. Nuestro logo también va en esa dirección simbólica: las mujeres dejan de ser las musas para ser ellas quienes reciben la inspiración y convertirse en creadoras. Por si fuera poco, el hecho de sustituir a Apolo por Atenea en confrontación (o paridad) con Dionisio, en ese binomio de racionalidad/irracionalidad, nos cautiva. El nombre fue también consecuencia lógica teniendo en cuenta la editorial nodriza.

P- Sois un equipo variado, con estudios diferentes: ¿por qué os decidisteis por crear una editorial, en lugar de otras opciones (revista, página web, asociación, librería…)?

R- Porque todas estamos relacionadas con el mundo editorial o literario de un modo u otro, ya sea porque antes nos dedicábamos a esto o porque hemos cursado estudios relacionados con la edición, amamos el mundo de los libros y no hemos visto que en el mercado haya ahora mismo una editorial tan especializada como Ménades.

Compartimos además esa misma inquietud por traducir y publicar a autoras que nunca se han dado a conocer en nuestro país, o que han sido descatalogadas, y creemos que la mejor manera de remediar esa injusticia es a través de una editorial que les devuelva su voz. Una editorial es la vía perfecta para visibilizar a tantas mujeres cuyas obras no pudieron ver la luz, así como a todas las que actualmente intentan ver publicados sus textos. También es el camino idóneo para extender y llevar a debate el feminismo, única vía racional, a nuestro juicio, para poder cambiar esta sociedad para mejor. Todas nosotras compartimos esa pasión literaria y esa “sed” de justicia.

P- ¿Cómo surgió el colaborar con AMEIS (Asociación de Mujeres Escritoras e Ilustradoras)?

R- Éste es el segundo año que se celebra el Festival Oño como iniciativa de un grupo de autoras. Tuvo tanto éxito que fueron saliendo propuestas que la gente enviaba a la página del festival y de ahí se vio la necesidad de hacer más actividades y de tener una forma jurídica para poder funcionar. Así se constituyó AMEIS. Tanto la asociación como el festival surgen de la necesidad de dar visibilidad a las mujeres en el mundo literario, no sólo como escritoras o ilustradoras, también como lectoras, editoras, agentes literarias, profesoras de literatura o bibliotecarias, ya que el porcentaje femenino en eventos oficiales sigue siendo muy bajo. La colaboración entre AMEIS y Ménades se planteó desde el principio y todas pensamos que será muy productiva. La unión hace la fuerza, y somos dos entidades que perseguimos el mismo fin y nos movemos por la misma lucha.

P- ¿Cómo seleccionáis a las mujeres sobre las que trabajáis?

R- Buscamos, leemos, estudiamos y seleccionamos a mujeres de todas las épocas y nacionalidades, así como de cualquier género, que han sido descatalogadas, que nunca han sido traducidas, que no han formado nunca parte del canon o se las ha apartado injustamente, o cuyas obras, por circunstancias históricas como puede ser el exilio, no han visto la luz en España. Para ello consultamos estudios y fondos, ya sean extranjeros o nacionales, y seleccionamos a aquellas que creemos que pueden encajar en nuestra editorial por sus valores, calidad y perspectivas nuevas. Y la verdad es que es una labor, por desgracia, muy fácil, ya que a nada que buscas surgen de todas partes. Ojalá pudiéramos publicarlas a todas, nos encantaría porque la lista cada vez es más extensa.

P- En vuestra línea editorial, el criterio base es traducir y editar autoras, pero ¿de todos los ámbitos (por ejemplo, el científico) o solamente literarias?

R- No queremos cerrar las puertas de ningún ámbito, y por eso buscamos textos de cualquier rama artística o científica, siempre y cuando tengan calidad literaria, que es nuestra prioridad. Tanto el interés histórico como el nivel de testimonio de tantas voces silenciadas nos atrae mucho. Por ejemplo, nos gustaría traducir la biografía que Eve Curie escribió sobre su madre, un texto que podría relacionarse más con el interés científico o antropológico pero que también está muy vinculado al literario. O la obra de Olivia Sabuco, que fue una relevante médica y filósofa del Renacimiento español.

P- Ya que uno de vuestros objetivos principales es visibilizar a las escritoras olvidadas o desconocidas, ¿pensáis hacer ediciones críticas, o con introducción para situarlas en el contexto, de cara al público que no las conozca?

R- Esto es algo que analizaremos según cada texto y estudiando las necesidades que cada obra requiera, pero sí que nos gustaría, siempre que sea posible, acompañarla de un prólogo o una introducción que la contextualice y que explique por qué esa obra ha sido importante y cuál ha sido su contribución a la tradición histórica o literaria.

P- ¿Podéis revelarnos cuál será vuestro primer lanzamiento, o cuándo?

R- Será en febrero, y entre nuestras primeras autoras figuran Willa Cather, Zitkala-Sa, Anne Lister, Emmeline Pankhurst, Flora Tristán y Zora Neale Hurston. Aparte de estos nombres hemos barajado muchos otros, como los de María Lejárraga, Judith Butler, Fátima Mernissi, Carol Gilligan…

P- Ya que sois cinco, ¿nos recomendáis cinco escritoras que tenemos que leer sí o sí?

R- Aquí hemos tenido conflicto a la hora de elegir sólo cinco (tarea más que difícil), así que como nos vemos imposibilitados de hacerlo, cada una de nosotras aporta sus favoritas o sus irrenunciables:

María: Marta Sanz, publica en Anagrama, sus obras son magníficas: Farándula, Clavícula o Amor fou. Expone las contradicciones, el dolor y las dificultades ser mujer, menopáusica o actriz en el capitalismo y el patriarcado. Es una escritora a la que duele leer, pero la cicatriz que deja es necesaria. Carmen Martín Gaite, poco se puede decir de ella que no se haya dicho ya. Es una de las grandes escritoras del siglo XX y a veces se nos olvida. Fátima Mernissi, ensayista, escritora y académica marroquí, es una lectura que toda feminista blanca y occidental debería hacer. A veces, no nos acordamos de que la raza y la etnia son también un eje vertebrador del patriarcado y el capitalismo. Ella, ya fallecida, nos permite generar un feminismo más transversal. Silvia Federici, una de las grandes pensadoras feministas actuales, nos ayuda también a crear ese feminismo transversal tan necesario, al igual que Mernissi pero desde una perspectiva de clase. En vez de una autora, diré un libro, Oso, de Marian Engel. Se puede definir como provocador. Y como última apuesta literaria mencionaré a Luisa Carnés.

Gema: Yo soy muy clásica. Mis referentes obligados, en cuanto a los cimientos del pensamiento feminista, son Virginia Woolf, Simone de Beauvoir y Betty Friedan. Y en cuanto a literarios, no puedo quedarme sólo en cinco, mencionaría miles: Jeanette Winterson, Djuna Barnes, Mary Shelley, Carson McCullers, Ana María Matute, Belén Gopegui, Ana Blandiana…

Carmen: Si hay que escoger a cinco: Alice Munro, Mercé Rodoreda, Flannery O’ Connor, Agota Kristof y Natalia Ginzburg.

Javier: Me gustaría añadir a Sharon Kay Penman, de cuyo estilo narrativo se adueñó George R. R. Martin para sus libros, a Mary Beard, una impresionante divulgadora histórica, Alfonsina Storni y Chantal Maillard, dos enormes poetas, y Svetlana Aleksiévich por su nivel de testimonio.

Nahiara: Pues yo propongo a Fleur Jaeggy, una escritora suiza que escribe sus obras en italiano. Hace tiempo leí Los hermosos años del castigo, un texto puro, precioso y preciso, muy, pero que muy recomendable. Creo que es una autora imprescindible. Como Sylvia Plath, Anne Sexton, Marina Tsvetaieva, Josefina Aldecoa y Emily Dickinson.

¡Esperamos que hayáis disfrutado de esta entrevista tanto como nosotras y que os animéis a seguirles la pista!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: