No olvidemos recordar

Ayer fue 28 de junio, Día del Orgullo LGTB+. Muchas personas opinan que este día no es necesario, que “las cosas ya no son como antes, cada uno hace lo que quiere, ahora ya hay aceptación”.
Pero no.
Aceptación no es que muchas empresas utilicen el Orgullo para presentarse como inclusivas y cuelguen la bandera arcoíris solo para vendernos sus productos.
Aceptación no es que dentro del propio Orgullo se invisibilice en los pregones a representantes de todo el colectivo por generar más dinero.
Aceptación no es pensar que considerar a las personas ciudadanas de segunda no merecedoras de derechos por su identidad u orientación sexual es “políticamente incorrecto” y no opresión sistemática.
Aceptación no es que los partidos políticos escriban en Twitter felicitaciones y buenos deseos y se suban en carrozas para recibir aplausos, aunque sean señoros privilegiados que jamás han enfrentado una discriminación, pero luego sigan votando en contra de leyes para protegernos.
Aceptación no es que se niegue la misma existencia de personas trans, como si alguien tuviera derecho a ello, ni que se pinten autobuses que predican odio contra ellas, ni que las leyes las dejen desamparadas, ni que más del 70% de las mujeres trans recurra a la prostitución para sobrevivir porque se las discrimina sistemáticamente en el mercado laboral.
Aceptación no es que las orientaciones o indentidades sexuales se conviertan en fetiches.
Aceptación no es que en 2017, solamente en la capital, se contabilizase una agresión homófoba diaria, y teniendo en cuenta que aproximadamente un 75% no llegan a denunciarse.
Aceptación no es que la mitad de menores LGTB+ sufran bullying por su orientación o identidad sexual, ni que tengan siete veces más posibilidades de intentar suicidarse que el resto.
Aceptación no es decir que eres bisexual y que te digan que es solo vicio, o que tienes que elegir, “o carne o pescado”, o que es una fase, o que seguro que eres infiel, o que tratas de llamar la atención.
Aceptación no es que alguien diga que tiene amigos gays y luego matice que lo que pasa es que “no le gustan las locas”, porque solo se siente cómodo cuando alguien reprime su expresión personal para cumplir con las expectativas sociales.
Aceptación no es decirle a un hombre que intenta ligar contigo que eres lesbiana y que automáticamente conteste que “eso es porque no has probado una buena polla” (y casualmente, ellos tienen una que no es buena, es buenísima). Ni decirle a ese mismo tío que tienes pareja y que pase un cuarto de hora tratando de convencerte para hacer un trío con él, porque ¿cómo os las vais a apañar dos mujeres en la cama, tan solas?
Aceptación no es que se viralice un vídeo de dos mujeres besándose rodeadas de diez tíos grabando con los móviles y jaleando (aquí os lo dejamos: https://twitter.com/ramidrink83/status/1008722032534740993 )
Aceptación no es que los vídeos porno de lesbianas sean de los más vistos y las lesbianas que no toleran babosos sean unas “bolleras de mierda amargadas porque les falta un buen rabo”.
Aceptación no es que todas y cada una de las personas que no encajan con lo normativo en cualquier aspecto teman sufrir una agresión en su vida diaria.
Basta de “tolerancia” condicionada a cómo de normativo parezcas. Basta de sexualización de la orientación sexual de las mujeres para consumo masculino. Basta de opresión sistemática a las personas transgénero. Basta de humillación, acoso y miedo.
El Orgullo debe ser un día de reflexión, de compromiso, de lucha, pero también un día en el que todas aquellas personas que salen de la cisheteronorma puedan salir a la calle y sentirse amparadas para expresarse con libertad, sin reprimirse, y ser celebradas por ello.
Y no podemos, no debemos permitirnos olvidar nunca a quiénes debemos esta posibilidad.
Eran mujeres trans. Y negras. Se lo debemos a ellas, que siguen luchando en primera línea cuando sufren discriminación por su identidad y por su piel. Que pelean a nuestro lado incluso cuando contribuimos a invisibilizarlas. Ellas se levantaron las primeras contra los abusos y pelearon de vuelta en Stonewall.
Y haremos bien en recordarlo.

La lucha sigue, compañeras.

178a173ea5713c18c45337f3cfb10cce

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: