Las 17

¡Buenas!

Para toda la gente que nos lea, hoy traemos una exposición de fotografía digna de ser mencionada.

El CaixaForum de Madrid ha decidido hacer una recopilación de la obra fotográfica de diversos autores, con Nacho Caravía a la cabecera y con dos salas dedicadas a la obra de dos mujeres con un talento increíble. La primera es Anna Bosch Miralpeix, quien presenta las clases más altas de Beirut en el año 2011, antes de la guerra, en su obra “Bubble Beirut”. La segunda exposición, de la que realmente queremos hablar hoy, corre de la mano de Laia Abril, que en su sala realiza una performance llamada “Las 17”.

Laia se acerca a diecisiete mujeres, de entre treinta y cuarenta años, condenadas en El Salvador por tener abortos involuntarios. Sus familias han sufrido amenazas y ellas han tenido que soportar abusos físicos y psicológicos dentro y fuera de las cárceles.

Para que se entienda mejor el sentimiento que produce esta exposición, vamos a hablar de nuestra experiencia propia.

Una vez que cruzas la cortina negra que separa la estancia del resto de salas encuentras una sala con una luz tenue, donde se oyen las voces de varias mujeres que en un principio no sabes muy bien de qué están hablando. Aparecen ante ti diecisiete marcadores negros, grandes, con unos números rojos larguísimos, cuyas últimas cifras no paran de descender. Es entonces cuando, desubicada, te acercas a los marcadores, porque reparas en los carteles de debajo de cada uno de ellos, y tu corazón se encoge al leer en ellos la historia de cada mujer; al leer una a una cómo se desmayaron después de encharcar el suelo de sangre, o dieron a luz en un baño porque se pusieron de parto antes de tiempo, o tal vez acudieron al hospital con dolores insoportables antes de salir de cuentas, y después del dolor, de la tristeza, son denunciadas, muchas veces por los propios médicos del hospital, por haber tenido un aborto o un principio de aborto, y sin apenas explicaciones son encarceladas.

IMG_20171011_191903001

Después de cuatro o cinco carteles es cuando caes en la cuenta de que esas voces de mujeres que estás oyendo desde hace un rato y que no sabías muy bien lo que eran son ellas, esas mujeres sobre las que estás leyendo, diciéndote que tienen esperanza de que las cosas cambien, de que la situación de las mujeres en El Salvador mejore, deseando salir de la cárcel, muchas para dejar de sufrir el trato inhumano y otras por ver a sus bebés, los que lograron sobrevivir, aunque ellas estén de igual modo en la cárcel por “intento de aborto”; bebés que para cuando ellas salgan, tendrán entre treinta y cuarenta años. Porque descubres que los números que no paraban de moverse son las cuentas atrás de sus condenas; los años, meses, semanas, días, horas, minutos y segundos que les quedan a cada una para salir de la cárcel.

Con esta performance sales con los pelos de punta y lágrimas en los ojos. Laia Abril quiere hacer una crítica a la situación de las mujeres embarazadas en El Salvador, de lo que enfrentan las mujeres que quieren abortar y el castigo que sufren de una sociedad que paga con la cárcel incluso un aborto involuntario.

La exposición está abierta hasta el 31 de diciembre. No os la perdáis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: