Cinco voces de mujer

Ayer, 21 de marzo, fue el Día Mundial de la Poesía, y desde Letras Feministas queremos rendir un pequeño homenaje a cinco escritoras que nos dieron a todas voz a través de sus versos.

No podemos empezar por otra que Gloria Fuertes: este 2017 es su centenario y Madrid, su ciudad natal, se está volcando en homenajes. Ha acompañado a cada niño y niña de nuestro país con sus cuentos y a veces se nos olvida la figura que había detrás de sus libros infantiles, una mujer de poesía terriblemente social, obrera, siempre con los más desfavorecidos, activista, feminista, lesbiana, orgullosa, sin esconderse. Hoy os dejamos uno de sus poemas, en los que siempre alzó la voz sin miedo para decir lo que pensaba; para hablar alto, claro y sencillo contra la injusticia.

Deshacer lo injusto

No sé escupir,

pero voy a aprendergloria-culturainquieta

para escupir sobre las tumbas

de todos los culpables de las guerras.

No tengo uñas,

Pero quisiera tener garras

Para atrapar desde mi altura

A los hombres reptiles.

No tengo poder,

Pero tengo la fuerza de los pueblos

Que sufren.

No tengo cultura,

pero tengo el corazón sabio

de estar con los que no tienen nada.

 

 

Nuestra segunda poetisa es Shirley Campbell. Es afrocostarricense y utiliza su poesía para dar voz y orgullo a las mujeres negras, doblemente discriminadas por su género y por su piel. Reivindica su cultura, su historia y su belleza, hablando sin rodeos de la experiencia de ser una mujer negra en el mundo. Entiende la escritura como su compromiso y responsabilidad: escribir, dar conferencias, talleres, es para ella su activismo. Aquí un poema lleno de fuerza que la representa muy bien:

Rotundamente negra

Me niego rotundamente

A negar mi voz,

Mi sangre y mi piel.

 

Y me niego rotundamente

A dejar de ser yo,

A dejar de sentirme bien

Cuando miro mi rostro en el espejoshirleycampbell

Con mi boca

Rotundamente grande,

Y mi nariz

Rotundamente hermosa,

Y mis dientes

Rotundamente blancos,

Y mi piel valientemente negra.

 

Y me niego categóricamente

A dejar de hablar

Mi lengua, mi acento y mi historia.

 

Y me niego absolutamente

A ser parte de los que callan,

De los que temen,

De los que lloran.

 

Porque me acepto

Rotundamente libre,

Rotundamente negra,

Rotundamente hermosa.

 

La tercera de esta lista es Gionconda Belli, nicarangüense, política y poetisa, que hace su activismo desde las raíces: el cuerpo femenino. Rompe los tabúes de la sexualidad femenina, tratándola sin tapujos y reivindicando el orgullo de ser mujer, la autoaceptación de la identidad femenina en la sociedad sin intentar imitar a los hombres, sino reclamando el reconocimiento de su propia valía. Un poema suyo:

Y Dios me hizo mujer

Y Dios me hizo mujer,

de pelo largo,

ojos,

nariz y boca de mujer.

Con curvas

y pliegues

y suaves hondonadas

y me cavó por dentro,

me hizo un taller de seres humanos.

Tejió delicadamente mis nervios

y balanceó con cuidadoimages

el número de mis hormonas.

Compuso mi sangre

y me inyectó con ella

para que irrigara

todo mi cuerpo;

nacieron así las ideas,

los sueños,

el instinto.

Todo lo que creó suavemente

a martillazos de soplidos

y taladrazos de amor,

las mil y una cosas que me hacen mujer todos los días

por las que me levanto orgullosa

todas las mañanas

y bendigo mi sexo.

 

No podemos olvidarnos de Alfonsina Storni, quien luchó toda su vida contra una sociedad injusta. Luchó como maestra, como madre soltera, como enferma crónica, como escritora. Ganó a pulso su lugar en la historia rodeada de hombres y no le tembló la voz para criticar desde sus poemas la desigualdad, la presión social o el doble rasero en la sexualidad de hombres y mujeres. Os dejamos algo suyo:

 

Tú me quieres blanca

Tú me quieres alba,

Me quieres de espumas,

Me quieres de nácar.

Que sea azucena

Sobre todas, casta.

De perfume tenue.

Corola cerrada

 

Ni un rayo de luna

Filtrado me haya.

Ni una margarita

Se diga mi hermana.

Tú me quieres nívea,

Tú me quieres blanca,

Tú me quieres alba.

 

Tú que hubiste todas

Las copas a mano,

De frutos y mieles

Los labios morados.

Tú que en el banquete

Cubierto de pámpanos

Dejaste las carnes220px-AlfosinaStorni

Festejando a Baco.

Tú que en los jardines

Negros del Engaño

Vestido de rojo

Corriste al Estrago.

 

Tú que el esqueleto

Conservas intacto

No sé todavía

Por cuáles milagros,

Me pretendes blanca

(Dios te lo perdone),

Me pretendes casta

(Dios te lo perdone),

¡Me pretendes alba!

 

Huye hacia los bosques,

Vete a la montaña;

Límpiate la boca;

Vive en las cabañas;

Toca con las manos

La tierra mojada;

Alimenta el cuerpo

Con raíz amarga;

Bebe de las rocas;

Duerme sobre escarcha;

Renueva tejidos

Con salitre y agua;

Habla con los pájaros

Y lévate al alba.

Y cuando las carnes

Te sean tornadas,

Y cuando hayas puesto

En ellas el alma

Que por las alcobas

Se quedó enredada,

Entonces, buen hombre,

Preténdeme blanca,

Preténdeme nívea,

Preténdeme casta.

 

Y la última, pero no por ello menos importante, Carmen Conde, también maestra, poeta social desde las revistas en la guerra civil española, una voz contra la injusticia. Fue la primera mujer en ocupar un puesto en la RAE y lo defendió a capa y espada hasta su muerte.

 

En la tierra de nadie

En la tierra de nadie, sobre el polvo

que pisan los que van y los que vienen,

he plantado mi tienda sin amparo

y contemplo si van como si vuelven.

Unos dicen que soy de los que van,

aunque estoy descansando del camino.CarmenConde1

Otros “saben” que vuelvo, aunque me calle;

y mi ruta más cierta yo no digo.

Intenté demostrar que a donde voy

es a mí, sólo a mí, para tenerme.

Y sonríen al oír, porque ellos todos

son la gente que va, pero que vuelve.

Escuchadme una vez: ya no me importan

los caminos de aquí, que tanto valen.

Porque anduve una vez, ya me he parado

para ahincarme en la tierra que es de nadie.

 

¡Que no caigan en el olvido!

2 comentarios sobre “Cinco voces de mujer

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: